El yoga ha ganado popularidad durante los últimos años. Con un enorme impacto en el cuerpo y la salud de quienes lo practican, requiere de constancia y disciplina.

La palabra yoga significa unión. Y es esto lo que trabaja, la unión de cuerpo, alma y mente con uno mismo y con el universo. Es un conocimiento intuitivo y práctico, que proporciona beneficios a todos los niveles y aumenta nuestra sensación de bienestar emocional. Aboga por ese espacio de autoconocimiento imprescindible que necesitamos para saber quién soy y qué propósito dirige mi vida. Sus principios o reglas de vida (yamas y niyamas), el control de la respiración (prananayama), la meditación (dhyana). Sin embargo, en Occidente, el más popular de estos componentes, son las posturas o asanas. Se trata de una serie de posturas que se realizan con el cuerpo y que usualmente se efectúan en forma fluida, pasando de una postura a otra, y en conexión con la respiración.

Para sus fundadores, religión y salud van juntos;  estar sano implica cuerpo y espíritu.  En occidente esta práctica toma fuerza para prevenir y curar enfermedades, así como para  mantener una vida equilibrada y en paz.

Asociado a un estilo más saludable de vida, es una combinación de posiciones corporales, métodos de respiración y prácticas de atención que se realizan con gran naturalidad. Tiene un efecto relajante sobre la mente, ayudando a  restablecer la comunicación con el yo interior y a liberar el espíritu de miedos y tensiones.

Yoga

Fuente: Pinterest

Estos son algunos de los beneficios físicos que encuentras en el yoga:

  • Mejora de la flexibilidad, del tono muscular, de la coordinación motora y de la postura.
  • Ayuda a las personas que padecen ansiedad, estrés, depresión, problemas de sueño, problemas de concentración y ayuda a la relajación.
  • Desarrolla el equilibrio, la coordinación y el sentido de centralidad.
  • Apoyo en el tratamiento de padecimientos del corazón. Estudios indican que en combinación con una dieta adecuada, los pacientes con padecimientos del corazón y que además practican yoga, mejoran sustancialmente su condición; pues logran disminuir el colesterol en la sangre, el estrés, bajan la presión sanguínea, así como la frecuencia y severidad de los dolores en el pecho.
  • También se ha utilizado en el tratamiento de la hipertensión.
  • Beneficia a personas con problemas respiratorios, como el asma.
  • Ayuda en el tratamiento de enfermedades crónicas y degenerativas.
  • También se ha demostrado que ayuda en el tratamiento de lesiones, dolores de espalda, problemas hormonales, entre otros.
  • Provoca un cambio energético que modifica todo el funcionamiento del organismo, equilibrándolo.
  • Trabaja sobre los Chakras, centros de energía localizados en determinadas partes del cuerpo, logrando armonizar la zona física donde están ubicados; lo que permite que la energía circule y fluya libremente.

El yoga es también complemento ideal para otras formas de ejercicio, ya que las posturas hacen de manera sistemática el trabajo de todos los grupos musculares principales, incluyendo espalada, cuello y hombros; músculos abdominales profundos, cadera y nalgas e incluso tobillos, pies, muñecas y manos.

Supone una ayuda para enfrentar la realidad, los problemas y las situaciones diarias de una manera más tranquila y controlada, pues favorece la conexión emocional y espiritual.

Namaste