Con las bajas temperaturas que nos acompañan en esta época del año lo que menos nos puede apetecer es salir a practicar deporte. Así, caemos en el letargo del sedentarismo, y al llegar la primavera, nos apresuramos por iniciar la consabida operación bikini.

Más allá de los condicionantes estéticos, se trata de mantener un peso adecuado, un estado de forma saludable y sentirnos bien; y para ello es importante que nuestro cuerpo esté activo durante todo el año y que el ejercicio físico forme parte de nuestra rutina diaria.

Disfrutar del deporte en invierno también tiene sus ventajas, sólo tienes que tener en cuenta los condicionantes y adaptar el tipo de ejercicio realizado.

Te ofrecemos un listado con algunas de las precauciones para practicar deporte en esta estación.

  • Las comidas de invierno son más calóricas. Controla los alimentos y sus aportes; estar saciado no significa sentirte pesado. El ejercicio te ayudará a equilibrar la alimentación y las horas de ésta.
  • Si vas a practicar deporte al aire libre debes considerar factores como el frío o la falta de luz. Las mejores son las horas de mediodía, cuando la temperatura es más suave y hay más luz. También piensa en el viento; si sales a correr empieza de cara al viento, así la sensación térmica al volver con el cansancio y el sudor será más suave.
  • Es conveniente vestirse con ropa deportiva, y por capas. Las capas más próximas al cuerpo deben ser de materiales que puedan absorber nuestro calor. Uno de los  elementos imprescindibles para hacer deporte en invierno es una chaqueta impermeable para cortar el viento o la lluvia.
  • El calentamiento debe ser más exhaustivo y más largo en invierno. Con el frío los músculos y los tendones se contraen y tenemos mayor riesgo de lesión si no los hemos trabajado de forma adecuada previamente.
  • El frío nos puede hacer parecer que no sudamos o no nos esforzamos bastante, pero estamos realizando el mismo ejercicio y es necesario hidratar el cuerpo antes, durante y después. También es interesante tener en cuenta que las condiciones adversas pueden fatigarnos más deprisa. Cuando llegues a casa relájate con una buena ducha caliente y reconstituyente.
  • Y, si no estás dispuesto a pasar frío ni en invierno, existen numerosos tipos de gimnasios con variadísimas actividades y entrenadores personales.
Deporte en invierno

Tutiendasaludable

El deporte y la vida sana reforzarán nuestro sistema inmunológico y nos evitaremos resfriados y gripes, entre otras afecciones.

No conviertas el frío en un impedimento para lograr tus objetivos, para mantener tus hábitos.