Practicar deporte en el agua está de moda.

El deporte es saludable, y conjugar las actividades que habitualmente practicamos con las condiciones del lugar en el que estamos y la estación del año lo es más.

El verano es óptimo aliado para acercarnos al medio acuático, que además de ayudarnos a mantenernos en forma de manera divertida, nos ayuda a relajarnos. El agua nos permite
ejercitar todos los músculos del cuerpo.

Mejora del trabajo cardiovascular, flexibilidad, fuerza, resistencia, coordinación, equilibrio, proporcionan un mayor control del cuerpo con un mínimo riesgo de lesiones.
Combinando el trabajo cardiorrespiratorio y la tonificación muscular en el medio acuático.

No olvidamos los deportes náuticos, que se desarrollan en un medio inmejorable, el mar.
Vela, piragua, tabla, kayak…son algunos de los clásicos que han evolucionado dando forma a modalidades más novedosas como kitesurf o paddle-surf.

No obstante, debemos conocer nuestras limitaciones y las que nos imponen este tipo de disciplinas. Asesorarnos con profesionales sobre la conveniencia de cada una de ellas según nuestros condicionantes es imprescindible para un fructífero comienzo o seguimiento.

Así como utilizar el textil y la cosmética apropiados para las actividades seleccionadas.