La obligación de incluir información nutricional en la mayoría de alimentos transformados es la principal novedad del nuevo reglamento europeo sobre información alimentaria, que entró en aplicación el pasado sábado.

Con el nuevo reglamento, las etiquetas deberán ser más legibles. El tamaño mínimo de la letra oscilará entre 1,2 y  0,9 milímetros, según tamaño de recipiente; no siendo obligatoria la información si este fuera inferior a 25 centímetros cúbicos. La etiqueta nutricional deberá informar si el alimento contiene alguno de los 14 alérgenos más comunes como soja, frutos secos, gluten y lactosa.

Según la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), se debe indicar el valor energético, las grasas, las grasas saturadas, los hidratos de carbono, los azúcares, las proteínas y la sal del alimento por cada 100 gramos o cada 100 mililitros, listados según su porcentaje de presencia en el alimento. Las bebidas alcohólicas que contengan más del 1,2% en volumen de alcohol estarán exentas de esta obligación, así como los alimentos no envasados.

Este nuevo etiquetado no será obligatorio hasta el 13 de diciembre de 2016. Según la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (ACES), la nueva normativa no introduce cambios en frutas y verduras frescas no envasadas. Para carnes se indicará el país de origen del producto, y para pescados, además del país de origen o la zona de cría, el método de captura.

Etiquetado de alimentos

Zynetik

La obligatoriedad de incluir la información nutricional en un paso para favorecer la presentación de este tipo de información con fines saludables y no publicitarios.