Se acerca el cambio de año, y con él la posibilidad de quedarnos con los buenos hábitos que hemos conseguido adquirir y abandonar los malos que todavía nos acompañan.

Tenemos que ser conscientes de que lo que hacemos hoy nos acercará donde queremos estar mañana. Así pues, aprovechemos las últimas reflexiones de este año para proponernos nuevos retos y mantener aquellos tanto nos acercan a nuestra meta.

Deja el tabaco y reduce el alcohol

Recordar que no es imposible lograrlo es una de las principales motivaciones. Algunas otras es saber que está detrás del 90% de los casos de enfermedades graves, como cáncer de pulmón. En personas con asma puede aumentar las crisis respiratorias.     Además, puede desembocar en problemas de fertilidad en ambos sexos.

Tu salud, en general, se verá beneficiada al dejar de fumar tanto a corto como a largo plazo.

Practica más ejercicio

No necesitas ser un deportista de élite para que tener mejor salud. Salir a caminar o un rato de  bicicleta cada día es una buena rutina. Hay un deporte para cada tipo de persona, que se adapta a sus gustos, sus capacidades físicas y su tiempo.

Déjate aconsejar  por un especialista, sobre qué deporte es el mejor y cómo debes practicarlo. Mantén un ritmo gradual. Calentar y hacer estiramientos siempre antes y después para evitar lesiones.

Cuida lo que comes

Seguir una dieta sana y equilibrada nos permite reducir y evitar muchas enfermedades, agiliza la mente y ayuda a llevar una vida más gratificante y plena. Los expertos recomiendan realizar cinco comidas al día.

Incluir cuatro o cinco piezas de frutas y verduras al día, tomar lácteos desnatados, consumir pastas y panes integrales… son algunos de los cambios en tus platos que te pueden ayudar a sentirte mejor.

Descansa bien y suficiente

El descanso es imprescindible para la salud corporal como para la mental. No poder dormir o el hacerlo de forma deficiente, repercute en la vida diaria y en las actividades que se desarrollan durante el día.

Mantener una habitación en óptimas condiciones, así como llevar unas rutinas a lo largo del día que contribuyan a desterrar el estrés y las preocupaciones nos proporcionará más y mejor descanso.

 Potencia alguna de tus habilidades

Aprender cosas nuevas mejora la autoestima, te ayuda a sentirte más útil y más realizada. Desarrollar algunas facultades del cerebro como la memoria o la coordinación no es cuestión de tiempo, más bien de interés.

Busca la felicidad

Una de las formas más sencillas de ser feliz y hacer feliz a los demás consiste en desarrollar una actitud positiva.

Afronta cada reto que surja en el camino sin miedo, viviendo y disfrutando el presente. Valora siempre cada logro, por pequeño que parezca.

La Salud siempre forma parte, de un modo u otro, de esos propósitos y no es para menos: es uno de los pilares más importantes en la vida.