Las vacaciones nos aportan descanso y tranquilidad, pero también nos llevan a un cierto desorden. Tomamos alimentos menos saludables y nos relajamos con el ejercicio; sintiéndonos pesados y culpables, a la par.

Un buen método para desintoxicarte, después de los excesos, es retomar la dieta y el entrenamiento. Volver a las rutinas, o establecer una nuevas en caso de no tenerlas, es la mejor forma de verte y sentirte bien.

Una mala dieta, cargada de grasas, con pocos antioxidantes, vitaminas y minerales; así como alcohol, azúcares y sodio, puede significar un estrés un factor que afecte negativamente al funcionamiento del aparato digestivo, dando origen a hinchazón abdominal, retención de líquidos y  kilos de más.

La calidad en lo que comemos y bebemos repercute, también, en nuestra apariencia física; provocando sequedad en la piel, así como cabello y uñas quebradizas.

Agua. Para conseguir revertir la retención de líquidos y arrastrar todas las impurezas del cuerpo debes beber más líquido. Entre 3 y 4 litros por día te ayudarán a eliminar fácilmente los desechos al estimular la circulación sanguínea.

Fruta y verdura fresca. Los antioxidantes te ayudarán a paliar el estrés y vencer el efecto de radicales libres. Frutas ricas en vitamina C y vitamina B como el kiwi, la manzana, los cítricos y sobre todo la piña, con efectos depurativos. Y Verduras como el repollo, la alcachofa o la remolacha, además de poseer altos niveles de fibra estimulan el funcionamiento del hígado e incrementan la producción de bilis, lo que repercutirá en unas digestiones menos pesadas.

Fibra. Es importante consumir más fibra para vaciar el intestino y favorecer el crecimiento de bacterias buenas del organismo.  Puedes consumir cereales integrales; y legumbres, semillas y frutos secos.

Grasas.  De bajo contenido graso, es como debe ser la dieta para depurar el organismo. Los lácteos deben ser desnatados, las carnes magras y los métodos de cocción no deben añadir mucha materia grasa. También debes evitar las salsas y aderezos, así como fiambres y embutidos.

Azúcar y sodio. Es importante consumir menos azúcar, así como alimentos que lo contengan; y reducir el sodio, para facilitar la circulación de la sangre. No agregar malos nutrientes y no retener líquidos, consumiendo poco o nada de sal y evitando alimentos precocinados, en conserva, encurtidos o curados que concentran sodio en su composición

Picoteo. Tan importante como no comer de más lo es no hacerlo de menos. Realiza cinco comidas al día, manteniendo un espacio de 2 a 3 horas entre cada una de ellas.

Son pequeños detalles que con un seguimiento te ayudarán a depurar el organismo tras las vacaciones, retomar tus buenos hábitos y obtener bienestar para cuerpo y mente.