Hay temporadas en las que rutina, tedio o estrés llegan a afectarnos tanto que acabamos siendo víctimas de un cansancio del que no somos capaces de escapar.

Acabar con el bajón y transformarlo en energía y vitalidad es lo que te proponemos hoy, dándote algunas recomendaciones para lograrlo.

Gradúa tus fuerzas

Comenzar con una tarea y no dejarla aparcada es positivo, si lo tomas con calma. Generar ansia por realizar algo no es beneficioso. Intenta gestionar tus fuerzas, intercalar tareas de distinta resistencia. Evita consumir toda la energía en un corto espacio de tiempo.

Refuerza tu descanso

Publicaciones, estudios e investigaciones ensalzan los beneficios de un sueñecito en medio del día. No obstante, debes tener en cuenta ciertas indicaciones para saber qué puede aportarte mayores beneficios.

Si tienes problemas para dormir por la noche, es posible que la siesta no sea una buena idea. Y ten en cuenta, también,  que el tiempo que duermas tendrá efectos sobre tu cerebro y su actividad. La mejor fórmula es una siesta de entre 20 y 30 minutos.

Suplementos

Tan perjudicial es la carencia como el exceso.

 Aunque las vitaminas del grupo B (B1, B2, B6 y B12) ayudan a nuestro cuerpo a convertir los alimentos en energía que las células puedan usar, un incremento de los niveles de estas vitaminas por medio de la suplementación no hará que nuestras células dispongan de más energía. Además, se ha demostrado que la vitamina C en dosis excesivas puede tener efectos adversos en nuestra salud.

Mantener una alimentación sana y equilibrada y,  en caso de dudas, visitar a un nutricionista es lo más acertado para unos aportes óptimos.

Ejercicio

Aunque suene extraño, recomendar ejercicio contra el cansancio está avalado por estudios.La revista Psychotherapy and Psychosomatics, en 2008, explicaba cómo individuos aquejados de cansancio y fatiga aumentaron sus niveles de energía en un 20%, mientras reducían su nivel de cansancio en un 65% tras una sesión suave de ejercicio.

Una vida demasiado sedentaria nos entrega al cansancio, por no ejercitarnos.

Recarga energía

Nada mejor que unos frutos secos, un yogurt natural o fruta. Tu cuerpo hará buen uso durante horas de la mezcla de proteínas, ácidos grasos y carbohidratos de absorción lenta.

No recurras a las bebidas azucaradas o a dulces que únicamente aportarán picos de subida energética y bajada estrepitosa.

Convierte el cansancio en actividad, y disfruta de cada minuto del día.